Actividad Física vs. Ejercicio Físico

Cuándo te preguntan por tu nivel de actividad física, ¿en qué piensas?

¿En las horas que pasas en el gimnasio / en la bicicleta estática?

O ¿piensas en cuantas veces te has levantado de tu puesto de trabajo / subido las escaleras del trabajo?

Déjame decirte que ambos pensamientos son correcto. La OMS (Organización Mundial de Salud) define la actividad física como todo movimiento producido por los músculos del cuerpo y con el cual se consume energía, sea en el ámbito laboral, para desplazarse e incluso durante el tiempo libre.

En pocas palabras, todo el movimiento que realizas desde que te levantas por la mañana hasta la hora de acostarte por la noche.

bicicletas

¿Qué pasaría si te preguntaran por tu nivel de ejercicio físico?

De cierta manera esto nos lleva a pensar en la clase de zumba de los miércoles, las horas que pasamos jugando al pádel o nadando. Esto es porque, ejercicio físico es una actividad física planeada, estructurada, repetitiva y que busca mejorar o mantener la condición física.

De manera gráfica, hacer ejercicio físico es ir al gimnasio todos los sábados por la mañana o salir a correr todas las tardes, mientras que hacer actividad física es subir las escaleras en tu trabajo, ir andando a la compra, ir de paseo con los amigos y salir a correr.

Soy una persona activa, ¿por qué tengo que hacer ejercicio físico?

Vivimos en constante movimiento, y realizando diferentes actividades. Pero es bastante probable que alguna de esas actividades requiera que estemos más de 2 horas sentados en una silla. No por tener agendadas todas las horas del día significa que no seamos personas sedentarias. ¡Hace falta cambiar de posición, levantarnos, movernos, estirar!

Un estilo de vida saludable requiere de vivir de manera activa a lo largo del día. Sigue leyendo, al final te hemos dejado algunas ideas. 

Pero además necesitamos realizar ejercicio físico. Separa unos minutos de nuestro día para realizar una actividad dirigida (natación, pádel, ir al gimnasio, clases de spinning, etc). Al practicar ejercicio físico se desencadena una serie de procesos metabólicos que afectan de manera positiva a nuestro cuerpo.  Entre los beneficios del ejercicio físico encontramos que este:

  • Reduce el riesgo de padecer enfermedades del corazón y la circulación, respiratorias, algunos tipos de cáncer.
  • Ayuda a mantener un nivel adecuado de azúcar en sangre.
  • Ayuda a controlar tu peso o incluso bajar de peso si se sigue junto a una dieta.
  • Ayuda a mantener tu salud mental, a controlar el estrés y reduce el riesgo de padecer depresión.
  • Mejora tu calidad de sueño
  • Fortalece tus huesos y músculos, evitando el desgaste del hueso en edades futura
  • Previene el riesgo de caídas en personas mayores

En pocas palabras, el ejercicio físico constante ayuda a mantener salud, el bienestar y la calidad de vida.

¡Te sentirás con mayor energía desde el 1er día!

¿Existen diferentes tipos de actividad física?

Sí, las actividades se dividen en:

  • Ejercicios de Fuerza: los que ayudan a mantener o fortalecer los músculos y/o huesos.
    • Subir las escaleras, cargar las bolsas de compra, ejercicios con pesas, abdominales, sentadillas. 
  • Ejercicio de Resistencia: los que ayudan a mantener en forma los pulmones, el corazón y el sistema cardiovascular.
    • Andar, correr, bailar, montar bicicleta.
  • Ejercicio de Flexibilidad: los que ayudan a mantener el movimiento y relajan los músculos.
    • Pilates, estiramientos, yoga.

La Sociedad Española de Cardiología a diseñado una infografía que indica perfectamente como debería ser nuestra actividad física para mantener una vida más saludable (imagen lado izquierdo). 

Por otro lado, la OMS ha generado unas recomendaciones según los diferentes grupos de edad y población. En ella se describe la cantidad mínima de actividad física que se debe realizar e incluso un rango de horas de sueño o descanso y horas mínimas de inactividad (horas frente a pantallas, tabletas, jugando videojuegos) para los niños. 

Indica claramente que los minutos señalados son solo un estimado, ya que cada persona es única. Para personalizar la cantidad de actividad física que debe realizar cada persona es importante buscar un nutricionista y/o entrenador personal. Estos profesionales calcularán la energía que ingieres (mediante los alimentos) y deberías gastar (mediante la actividad física) cada día. En DIEZMILPASOS contamos con una nutricionista que te puede ayudar. 

Quiero ser más activo y menos sedentario, ¿Qué puedo hacer?

Hay un sinfín de actitudes que puedes modificar en tu rutina diaria para dejar de ser una persona sedentaria. Lo ideal sería que con éstas modificaciones no solo intentes llegar a los 10,000 pasos diarios, sino que también muevas otras partes de tu cuerpo (brazos, caderas, piernas). 

Si quieres conocer nuevas maneras de llegar a los 10,000 pasos durante el día sin dar 1 solo paseo largo, síguenos en Instagram

– Cuando estés hablando por teléfono, aprovecha para andar o dar un paseo.

– Marca un objetivo real de número de pasos que desees dar al día, poco a poco incrementa.

– Si tienes niños, intenta jugar con ellos y llévalos al parque.

– Intenta subir y bajar por las escaleras en lugar de usar el elevador (puedes subir unos cuantos pisos y luego tomar el ascensor, procurando llegar cada vez más arriba).

– Mientras estés sentado procura ejercitar las piernas y los brazos.

– Si tienes un jardín, huerta o plantas, establece una rutina para cuidar de ella.

– Realiza las tareas de la casa de manera energética.

– Si vas en coche al trabajo, procura aparcar lo más alejado posible de la puerta.

– Intenta cambiar de posición cada hora mientras trabajas / estudias.

– Apúntate a realizar una actividad que te guste a lo largo de la semana (tocar un instrumento, paseo al monte, clases de pintura, clases de jazz…).

Lo importante es aprovechar cada oportunidad para mover nuestro cuerpo. ¡No dejes que la flojera pueda contigo! Paradójicamente, para dejar de sentirnos cansados solo hace falta moverse más. ¡Ánimo, ya verás!

Call Now Button